Fauna Exótica

Entender la genética

Autor
Maria José Brell
Justificación del artículo
Muchas veces cuando escuchamos hablar de algunos animales oímos cosas como "este animal es heterocigótico y este otro es homocigótico", "es portador de tal mutación o de albinismo", "no tiene una gran coloración pero si una genética estupenda", "no juntes estos dos animales de fases tan coloridas y bonitas porque las crías te saldrán de fase normal", etc. Son frases que para las personas no introducidas en el mundo de la genética pueden sonar a chino y considero, que es importante entender al menos de que se habla, sobre todo si tenemos en mente reproducir nuestros animales y queremos obtener unas crías de calidad. Por ello en este artículo trataré de explicar los conceptos básicos de la genética para que aquellos que nunca han tenido la suerte de ser instruidos en el tema puedan dejar de oírnos hablar en chino.

Introducción
Todas las características de un animal están codificadas en los genes, es decir, son los genes los que dicen cómo va a ser el animal. Los genes pueden equipararse a bolitas de un collar y el collar entero con todas las bolitas sería un cromosoma. Cada especie tiene un número concreto de cromosomas y los tiene repetidos, es decir, tiene un cromosoma heredado de su madre y otro heredado de su padre, ambos cromosomas contienen los mismos genes, pero cada gen puede tener digamos que una orden diferente, esto son los alelos.

Por ejemplo, una persona puede tener un cromosoma en el que está el gen que dice de que color deben de ser los ojos que diga que los ojos tienen que ser azules y otro gen en este cromosoma que diga que el pelo tiene que ser moreno; y en el otro cromosoma (que es igual pero heredado de su otro progenitor) el gen del color de ojos diga que tienen que ser marrones y el del color de pelo diga también que tiene que ser moreno. Y así con muchos genes dentro de ese cromosoma ya que en un cromosoma hay muchos genes (igual que en un collar hay muchas bolitas).

Excepto los gametos (óvulos y espermatozoides) todas las células del organismo de un animal tienen una dotación genética diploide, es decir, tienen un par de cada tipo de cromosoma. Los gametos se forman en un proceso denominado meiosis en el que una de estas células diploides, llamada espermatogonia en el macho, va a dar lugar a cuatro espermatozoides y, llamada oogonia en la hembra, que va a dar lugar a un óvulo. Tanto espermatozoides como óvulos son células haploides, es decir, solo tienen una copia de cada cromosoma. El proceso por el cual, durante la meiosis, se reparte la dotación cromosómica a las células hijas (los gametos) es un proceso complicado en el cual los cromosomas homólogos se duplican y recombinan, es decir, intercambian información. Como resultado obtenemos los gametos, que tras la cópula, se encontrarán en el cuerpo de la hembra, se fusionarán y unirán la información cromosómica que contienen dando lugar al zigoto, que es diploide y es quien se desarrollará para dar lugar al nuevo individuo.

Entonces imaginad que tenemos un animal con 10 cromosomas, como los tiene repetidos de dos en dos, en realidad lo que tiene son 5 pares de cromosomas, cada par tiene los mismos genes, pero no tienen porque tener la misma información (alelos). La hembra de esta especie hipotética formará un óvulo con 5 cromosomas y el macho formará un espermatozoide también con 5 cromosomas. Los cromosomas del espermatozoide tienen los mismos genes que los cromosomas del óvulo, pero con distintos alelos. Cuando se junta el espermatozoide con el óvulo.... ¡Voilà! Tenemos un zigoto con 5 pares de cromosomas (10 en total), ya tenemos nuestra hembra preñada y con el tiempo nacerá un nuevo animal.

Organización y traducción del material genético
Las unidades que forman el ácido desoxirribunucleico (ADN) son las bases nitrogenadas adenina, guanina, timina y citosina. Estas se colocan una detrás de otra formando una cadena, dos cadenas complementarias se unen y enrollan formando una doble hélice que es el ADN. A partir del ADN se forma el ARN (ácido ribonucleico) y a partir de éste, según las bases nitrogenadas que lo compongan, los ribosomas lo leen y sintetizan las proteínas que formarán el organismo del animal. Por eso dos animales que tengan ADN diferentes tendrán proteínas diferentes y por lo tanto serán dos individuos distintos. Estas proteínas que se forman son muy diversas en función, se sintetizan desde enzimas que ayudan a metabolizar el azúcar que el animal ingiere para obtener energía de los alimentos hasta glicoproteinas que ayudan a sostener las células, pasando por enzimas de la ruta de síntesis de un determinado color de la piel de nuestro animal.

Cuando la célula se va a dividir (va a sufrir una mitosis) o va a dar lugar a los gametos (va a sufrir una meiosis) el ADN se enrolla sobre si mismo de forma que queda condensado dando lugar a los cromosomas.

Genes (Definición y tipos), Genotipo y Fenotipo
Un gen es una porción del ADN formada por bases nitrogenadas consecutivas que codifican para una proteína, es decir, un gen es la unidad funcional del ADN mientras que las bases nitrogenadas son la unidad estructural.

Como ya hemos visto antes, de un mismo gen hay dos copias, es decir, existen dos alelos que codifican para el mismo gen, un alelo viene del padre y otro alelo viene de la madre. Todo el conjunto de dos alelos para cada gen del genoma de un individuo constituye lo que denominamos el genotipo de ese individuo, es la información genética de sus células. Estos genes contienen la información necesaria para que se formen, es decir, codifican para las proteínas que van a incorporarse al organismo y van a constituir las propiedades de ese animal, ese conjunto de propiedades visibles o medibles de alguna forma (como puede ser con pruebas bioquímicas) constituyen su fenotipo, por ejemplo, ciertos caracteres como son el color de su piel o de sus ojos, su grupo sanguíneo, su longitud, su peso

Pero las características físicas de un animal (fenotipo) no sólo dependen de su dotación genética (genotipo) sino que también dependen del ambiente en que ese animal viva o se haya desarrollado. Por ejemplo, una pogona roja, descendiente de los mejores reproductores del mejor criadero del mundo, si se le proporciona una dieta inadecuada, no se le dan baños en agua tibia, no dispone de lámpara de UV ni se le deja que le de el sol, a parte de que claramente será un animal enfermizo con pocas probabilidades de sobrevivir mucho tiempo, no tendrá ni de lejos la coloración de la piel que podría tener si las condiciones en que se hubiera criado y viviera fueran óptimas.

No obstante la dotación genética de un animal es muy importante a la hora de poder predecir como serán sus características físicas, pero no todos los genes determinan de la misma manera como será el fenotipo del individuo. Poniéndonos en el caso mas simple, en que un solo gen sea responsable de una característica física del fenotipo, como por ejemplo el ser o no albino, si los dos alelos del gen codifican para "albino" el animal será albino y si ambos codifican para "no albino" también es deducible que el animal no será albino, sin embargo los dos alelos del mismo gen no siempre van a ser iguales, por tanto, la información que dieran iba a entrar en conflicto; Si tuviéramos un alelo que dijera "albino" y otro que dijera "no albino" ¿A qué alelo se le haría caso? ¿Qué sucedería? En el siglo XIX, el monje austriaco Juan Gregorio Mendel, cruzando plantas de guisantes, determinó lo que serían los pilares de las leyes de la genética para poder responder a estas preguntas:

Según las leyes de Mendel pueden suceder dos cosas, que entre ambos alelos exista codominancia, es decir, que la característica fenotípica resultante no sea la que dicte ninguno de los dos alelos, sino que sea algo intermedio, por ejemplo, si tenemos un alelo que dice "blanco" y un alelo que dice "negro" si entre ambos existe codominancia obtendríamos un individuo de color gris, a pesar de que ninguno de los dos alelos este codificando para el color gris. En cambio, lo más frecuente es que se de la dominancia de uno de los alelos y sea ese el que de la orden de cómo será el fenotipo del individuo. Este alelo que va a dar la orden se le llama dominante y al otro alelo, que no va a expresarse, a pesar de estar en el genotipo del animal, será el gen recesivo.

Pongamos por caso el albinismo y recapitulando sobre lo que hemos visto anteriormente. Los genes codifican para proteínas, como por ejemplo la enzima tirosinasa que es necesaria para la formación de melanina (el pigmento que da el color), si ese alelo, en el proceso en que se copia el ADN o en el que pasa la información genética sufre un "accidente" al que llamamos mutación y se altera (cambia su composición de bases nitrogenadas) puede que de información incorrecta que no permita formar la enzima tirosinasa, por tanto el animal no tendrá melanina y será albino.

Por tanto habremos obtenido un alelo que codificara para albinismo, característica que no deja de ser un error ocurrido por mutación, semejándolo de nuevo al collar de bolitas del que se ha hablado al principio, a las bolitas les pueden pasar cosas: puede que alguna bolita se rompa en dos, puede que dos bolitas queden pegadas, puede que una bolita se dé un golpe y se le caiga un trocito quedando deformada..... con lo cual una bolita en ese collar cambia y ya no es como era antes.

Los genéticos para hablar de genes y alelos usan, entre otros, un lenguaje con letras mayúsculas (para designar alelos dominantes) y minúsculas (para designar alelos recesivos) por tanto nosotros podemos nombrar como "N" al alelo normal que permitirá que el animal presente coloración y "a" al alelo del albinismo. Un animal cuyos dos alelos sean "N" diremos que es un animal NN y por tanto su coloración será normal. Un animal cuyo genotipo sea "aa" será albino ya que sus dos alelos codifican para albinismo. Un animal que sea "Na" como "N" es un alelo dominante y "a" es recesivo será también normal, esto sucede porque aunque el alelo del albinismo no pueda dar la orden de sintetizar tirosinasa, el alelo normal si que pede hacerlo, por tanto el animal será perfectamente normal pero portador de albinismo. Un animal portador es cuando en su genotipo presenta un alelo o mutación que no exterioriza por ser recesiva y existir un alelo dominante pero que es capaz de pasarle ese alelo a su descendencia y por tanto, podría dar descendencia albina, por eso es perfectamente posible que dos animales de fenotipo normal no albinos obtengan parte de su descendencia albina. Esquematizando:


NNNormal
aaAlbino
NaNormal portador de albinismo



Al cruzar dos individuos normales la descendencia será siempre normal (salvo el más que poco probable caso de que se de una mutación), al cruzar dos individuos albinos toda su descendencia será albina. Al cruzar un individuo albino con uno normal no portador de albinismo sucede que el albino formará gametos con el alelo "a" y el normal formará gametos con el alelo "N", un gameto masculino se fusionará con uno femenino dando lugar a un individuo de la descendencia "Na", es decir, heterocigótico y, como todos los gametos femeninos son iguales para ese carácter y todos los gametos masculinos son iguales, toda la descendencia será igual para ese carácter: heterocigótica y, por tanto, como "N" domina sobre "a", será normal portadora de albinismo. Aparecen ahora dos conceptos nuevos a definir, homocigótico y heterocigótico.
  • Homocigótico u homocigoto: un animal es homocigótico para un carácter (como por ejemplo el color de la piel) cuando los dos alelos del gen que codifica para ese carácter son iguales. Es decir, serian homocigóticos los individuos "NN" y los "aa".
  • Heterocigótico o heterocigoto: un animal es heterocigótico para un carácter (como por ejemplo el color de la piel) cuando los dos alelos del gen que codifica para ese carácter son diferentes. Es decir, en nuestro ejemplo, los individuos "Na" serian heterocigóticos.
Pero ¿qué sucede si cruzamos dos individuos "Na"? Ambos parentales pueden formar gametos "N" y gametos "a" que podrán encontrarse con los gametos "N" o gametos "a" que forme el otro parental, por tanto la cosa se complica y para tratar de descifrar que descendencia obtendremos de uno de estos cruces se crearon los cuadros de Punet que explicaré más adelante.

Existe otra manera en que los genes pueden determinar el fenotipo de un animal y es cuando no es sólo un gen con sus dos alelos los que están implicados en este fenotipo, sino que son muchos genes, de modo que el aspecto externo del animal vendrá determinado por la suma de lo que digan todos los alelos de esos genes, por eso se les llama genes con efecto de sumación. Cada uno de estos genes esta sometido a sus propios procesos de dominancia y recesividad o codominancia de sus alelos.

Pongamos como ejemplo el color rojo de las pogonas, imaginemos que son 5 los genes implicados en la obtención de este color (1, 2, 3, 4 y 5), que para cada gen hay dos alelos, el alelo N (normal) y el alelo r (rojo) y que N > r (N domina sobre r). Una pogona normal tendrá el siguiente genotipo:

1​
NN​
2​
NN​
3​
NN​
4​
NN​
5​
NN​

Pero también podría ser:

1​
Nr​
2​
Nr​
3​
Nr​
4​
Nr​
5​
Nr​

Ambos serían colores nominales pero con la diferencia de que el primer caso nunca podría dar descendencia roja mientras que el segundo si. Casos como el segundo son poco frecuentes, pero es un ejemplo de porque a veces al cruzar dos pogonas que aparentemente son de fase normal pueden aparecer animales de coloración interesante o diferente a la esperada.

A partir de aquí podemos encontrar todo un gradiente de color rojo, desde una simple coloración rojiza hasta el rojo mas intenso. Para calcular el color del animal solo debemos puntuar con un punto cada gen que tenga dos alelos "r" y con ningún punto al resto, por ejemplo un animal que sea:

1​
rr​
2​
NN​
3​
NN​
4​
NN​
5​
NN​

Será un animal con 1 punto, de igual modo que lo será un animal

1​
NN​
2​
NN​
3​
rr​
4​
NN​
5​
NN​

Animales con dos puntos serían por ejemplo:

1​
NN​
2​
rr​
3​
rr​
4​
NN​
5​
NN​


1NN
2rr
3NN
4rr
5NN


Con tres puntos:

1​
NN​
2​
rr​
3​
rr​
4​
NN​
5​
rr​


1​
rr​
2​
NN​
3​
rr​
4​
rr​
5​
NN​

Con cuatro puntos:

1​
NN​
2​
rr​
3​
rr​
4​
rr​
5​
rr​


1​
rr​
2​
NN​
3​
rr​
4​
rr​
5​
rr​


Y finalmente con 5 puntos solo existe una combinación posible
1​
rr​
2​
rr​
3​
rr​
4​
rr​
5​
rr​

Un animal con un punto presentará una coloración rojiza, con dos puntos tendrá un color rojo de intensidad baja, con tres puntos, su color rojo será intermedio. Con cuatro puntos será un animal de color rojo intenso y con 5 puntos tendremos el animal de tonalidad más roja que pueda alcanzar un pogona.

Son también dignos de mención los genes letales en homocigosis, para comprender como actúan debemos retomar el concepto de "mutación". Como hemos visto antes, una mutación no deja de ser un error en la trascripción o empaquetamiento del material genético por el cual puede alterarse, cambiar o perder un trozo de ADN, esta porción de ADN puede formar parte de un gen y su un gen cambia (muta) dejara de emitir la orden que antes emitía: dará otra orden o no dará ninguna. Si cambia un gen que tiene una información vital, por ejemplo, para la formación del corazón del animal, el corazón no se formará bien y el animal morirá. Pero si lo que cambia es un gen que codifica para el color del pelo, no es algo mortal y el animal nacerá con un color de pelo diferente. Pero normalmente los genes no codifican para una sola cosa, sino que lo hacen para varias y un mismo gen puede que codifique para el color de pelo y para que se forme correctamente el corazón.

Un ejemplo de esto son los colores blanco y black velvet en chinchillas. Los alelos que codifican para ambas coloraciones se formaron por delección (se perdió un trozo) de un gen (son genes diferentes para cada mutación). Además, son mutaciones dominantes sobre el alelo normal, es decir, para blanco por ejemplo, tendríamos el alelo "B" y el alelo "n". Un animal "nn" será de fenotipo normal y un animal "Bn" será de fenotipo blanco. Pero nunca puede existir un animal homocigótico para el alelo blanco (BB) ya que el alelo "B" es letal en homocigosis. Esto sucede porque si en el genoma del animal existe un alelo "B" este dictará para que el color de pelo sea blanco pero no sabrá dictar para que el corazón se forme correctamente, pero si también tenemos el alelo "n" el organismo "se fijará" en este alelo para formar el corazón y por tanto el individuo será completamente sano y blanco. En cambio si el animal fuera "BB" el organismo no tendría ningún alelo del que sacar la información de cómo formar correctamente el corazón y por tanto, el animal moriría siendo todavía un feto. Esto sucede en ocasiones en estados muy avanzados del embarazo (como es en el caso de las chinchillas) y por tanto es un grave peligro para la vida de la madre; en otras ocasiones los errores son tan graves que el animal muere en las primeras etapas del desarrollo, incluso antes de que hayamos podido detectar el embarazo, de modo que nunca llegamos a saber que aquel ser llegó a existir.

Es por este motivo que no se deben de cruzar entre si animales portadores de un alelo letal en homocigosis si puede causar la muerte en estados tardíos del embarazo, porque tenemos una probabilidad del 25% (en el siguiente apartado veremos como se calcula este porcentaje) de que cada feto formado sea homocigótico para ese gen y por tanto éste muera inevitablemente y ponga en serio peligro la vida de la hembra preñada.

Consanguinidad
Todos hemos escuchado hablar alguna vez del grave problema que conlleva la consanguinidad y de que debemos evitarla, no cruzando padres con hijos ni hermanos entre si, pero muchas veces resulta complicado entender el porqué.

A la hora de formar los gametos pueden producirse errores en la duplicación o empaquetamiento del ADN, estos errores son las mutaciones y suceden de forma espontánea, muchas son reparadas por la maquinaria celular, pero otras no y terminan formando parte de los gametos. Si la mutación afecta a un gen que codifica para una función vital y lo daña, ese gen no podrá trasmitir la información necesaria para llevar a cabo esa función vital. Pero esto no es grave, ya que, como hemos comentado antes al hablar de los genes letales en homocigosis, al animal le queda otra copia del gen en el otro cromosoma en la que poder fijarse y de ese modo no presentar deficiencia alguna, pero aun así será portador de esa alteración.

Todos los animales son portadores de miles de estas mutaciones que trasmiten a su descendencia generación tras generación sin que esta se vea afectada, ya que al encontrarse en muy baja frecuencia en esa población en la que viven estos animales, resulta muy poco probable que uno portador se encuentre y aparee con otro que lo sea.

El problema aparece cuando nosotros cruzamos animales emparentados entre sí que comparten un alto porcentaje de su material genético para seleccionar cualidades físicas del animal que nos parezcan interesantes como puede ser un tono de color determinado. Estos animales no solo van a compartir la característica del color de piel, sino que compartirán también mutaciones y delecciones genéticas y cuando tengan descendencia, en ella aparecerán en homocigosis aquellas mutaciones que durante generaciones se han mantenido ocultas en el genoma. Puede que muchas no sean mortales y simplemente provoquen que los animales sean más débiles, enfermizos o pequeños. En los casos mas graves causarán la muerte de los fetos en los primeros días de gestación y por tanto nunca llegaremos a detectar que la hembra se quede preñada, podremos sospechar de esterilidad o de falta de afinidad entre los animales, cuando el problema es totalmente distinto y proviene simplemente de que estamos tratando de aparear animales emparentados, lo cual es muy frecuente cuando se compran en el mismo comercio, al mismo tiempo, ya que suelen provenir de la misma camada.

En ocasiones puede resultar tolerable el cruzar padres con su propia descendencia para, de ese modo, seleccionar algún tipo de mutación de color. No obstante debemos asegurarnos de que son animales totalmente sanos, provenientes de cruces no consanguíneos y aceptar el riesgo que el cruce conlleva en cuestiones de pérdida de salud potencial de las crías a causa de la consanguinidad.

Tablas de Punet
Cuando hablamos de cruces entre animales homocigóticos resulta fácil saber cómo serán las crías descendientes de ese cruce, pero no lo es tanto cuando hablamos de animales heterocigóticos, en los cuales comienzan a aparecer porcentajes de crías de determinados fenotipos. El problema se complica todavía más cuando queremos averiguar cómo será la descendencia de dos animales en función a dos o más genes.

Para solucionar este problema existen las tablas o cuadros de Punet, cuyo proceso de elaboración explico a continuación:

En primer lugar debemos de escribir el genotipo correspondiente al fenotipo de los animales que queremos cruzar. Por ejemplo, si tenemos un macho de coloración normal pero que sabemos que es portador de albinismo (porque viene del cruce de un animal normal y un albino) y tenemos una hembra albina, sabemos que:

Genotipo del machoN a
Genotipo de la hembraa a


El segundo paso es escribir que gametos pueden formar esos animales, para lo cual recordamos que cuando un animal forma un gameto, solo pasa a formar parte de éste, aleatoriamente, uno de los dos alelos. Por tanto:
  • El macho podrá formar alelos N y podrá formar alelos a
  • La hembra solo podrá formar alelos a

Una vez sepamos que alelos puede formar cada animal, comenzaremos a construir la tabla de Punet, para lo cual colocaremos en las filas los gametos que forme el macho y en las columnas los que forme la hembra. En nuestro caso quedaría una tabla de la siguiente forma:

a
N
a


A continuación solo debemos de rellenar los espacios en blanco escribiendo en ellos la letra de la fila y de la columna a la que corresponde:

a
N
N a​
a
a a​

Para saber el porcentaje de crías que obtendremos de cada genotipo que hemos determinado debemos de contar el número de cuadros en que aparece ese genotipo y dividirlo por el número total de cuadros en los que hemos rellenado con la letra de fila y columna. En nuestro ejemplo:
  • Número de cuadros en los que aparece el genotipo N a = 1
  • Número de cuadros en los que aparece el genotipo a a = 1
  • Número de cuadros totales que hemos rellenado = 2

Por tanto:
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán N a = ½ = 0,5 = 50%
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán a a = ½ = 0,5 = 50%

Por tanto, en resumen, sabemos que si cruzamos un animal albino con otro normal portador de albinismo, la mitad de la descendencia será albina y la otra mitad será portadora de albinismo. Lo mismo sucede al hablar de otras mutaciones recesivas.

Otro ejemplo para asentar más los conceptos es el cruce entre dos animales de fenotipo normal pero portadores de albinismo. Siguiendo los pasos explicados anteriormente vemos que nuestros animales son:

Genotipo del machoN a
Genotipo de la hembraN a


Los gametos que puede formar cada uno:
  • El macho podrá formar alelos N y podrá formar alelos a
  • La hembra podrá formar alelos N y podrá formar alelos a

El cuadro de Punet que formaremos será:
N
a
N
N N​
N a​
a
N a​
a a​

  • Número de cuadros en los que aparece el genotipo N a = 2
  • Número de cuadros en los que aparece el genotipo a a = 1
  • Número de cuadros en los que aparece el genotipo a a = 1
  • Número de cuadros totales que hemos rellenado = 4

Por tanto:
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán N a = 2/4 = 0,5 = 50%
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán a a = 1/4= 0,25 = 25%
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán N N = 1/4= 0,25 = 25%

Con lo cual vemos que el 25% de la descendencia será albina, el 50% será portadora de albinismo y el otro 25% serán homocigóticos para color de pelo nominal. Pero existe el pequeño problema de que somos incapaces de distinguir a simple vista los animales que son portadores de albinismo de los que no lo son, por eso, nosotros simplemente observaremos que el 25% de nuestra descendencia es albina y el otro 75% es salvaje, pero no podremos asegurar, en caso de querer vender las crías, que lo que estamos vendiendo sean animales portadores.

Los cuadros de Punet no sólo nos sirven cuando queremos hablar de un carácter en particular, sino que también se pueden aplicar en casos en que queramos saber el resultado del cruce de dos animales poseedores de dos mutaciones interesantes Por ejemplo, podemos realizar un cuadro de Punet para conocer cómo será la descendencia de dos animales de fase normal pero heterocigóticos para blizzard y albinismo.

En primer lugar habría que escribir el genotipo de los animales:

Gen 1​
N (Normal)​
a (Albino N > a)​
Gen 2​
N (Normal)​
a (Blizzard N > b)​

Un animal heterocigoto para ambas mutaciones será una animal N a N b

Por tanto el cruce será N a N b X N a N b

Para saber que gametos puede formar cada parental debemos de escribir todas las combinaciones posibles del gen 1 con el gen 2, en nuestro caso podrán formarse los siguientes gametos:

N N​
N b​
a N​
a b​

A continuación realizaremos y rellenaremos la tabla de Punet:

N N
N b
a N
a b
N N
NN NN​
NN Nb​
Na NN​
Na Nb​
N b
NN Nb​
NN bb​
Na Nb​
Na bb​
a N
Na NN​
Na Nb​
aa NN​
aa Nb​
a b
Na Nb​
Na bb​
aa Nb​
aa bb​

Calculamos el porcentaje de cada fenotipo:
  • Número de cuadros en los que aparece el genotipo NN NN = 1
  • Número de cuadros en los que aparece el genotipo Na NN = 2
  • Número de cuadros en los que aparece el genotipo NN Nb = 2
  • Número de cuadros en los que aparece el genotipo Na Nb = 4
  • Número de cuadros en los que aparece el genotipo aa NN = 1
  • Número de cuadros en los que aparece el genotipo NN bb = 1
  • Número de cuadros en los que aparece el genotipo aa Nb = 2
  • Número de cuadros en los que aparece el genotipo Na bb = 2
  • Número de cuadros en los que aparece el genotipo aa bb = 1
  • Número de cuadros totales que hemos rellenado = 16

Por tanto:
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán NN NN = 1/16 = 0,0625 = 6,25%
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán Na NN = 2/16= 0,125 = 12.5%
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán NN Nb = 2/16= 0,125 = 12.5%
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán Na Nb = 4/16 = 0,25 = 25%
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán aa NN = 1/16= 0,0625 = 6,25%
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán NN bb = 1/16= 0,0625 = 6,25%
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán aa Nb = 2/16 = 0,125 = 12.5%
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán Na bb = 2/16= 0,125 = 12.5%
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán aa bb = 1/16= 0,0625 = 6,25%

Pero como hemos comentado en el caso anterior, nosotros no vamos a detectar si un animal es heterocigótico o no lo es, por tanto lo que nosotros detectaremos en nuestra nidada es lo siguiente:
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán normales = NN NN + Na NN + NN Nb + Na Nb = 6,25 + 12,5 + 12,5 + 0,25 = 56,25%
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán albinos = aa NN + aa Nb = 6,25 + 12,5 = 18,75 %
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán blizzard = NN bb + Na bb = 6,25 + 12,5 = 18,75 %
  • Porcentaje de individuos de la descendencia que serán blizzard albinos = aa bb = 6,25%

De la misma manera podemos emplear los cuadros de Punet para saber que porcentajes de descendencia obtendremos en otros cruces para uno o varios genes y teniendo en cuenta que contra mas genes queramos incluir mas complicado será el cuadro y por tanto mas laboriosos los cálculos a realizar.

Ejercicio final de comprensión
Tras la lectura de este artículo, con la finalidad de comprobar si has comprendido lo que en él se explica, te invito a reflexionar sobre un tema genético del que todos hemos escuchado hablar, pero que si nos paramos a pensar un poco, puede resultar difícil de comprender:

Del presente artículo hemos aprendido que cada uno de nosotros comparte el 50% de su dotación genética con su padre y el 50% con su madre, pero seguro que también hemos escuchado en algún documental que compartimos el 98 o 99% de nuestros genes con los chimpancés. ¿Cómo puede ser que con nuestra madre solo compartamos el 50% de nuestros genes y con el chimpancé del zoológico compartamos el 98%?

Aunque en algunas personas esta afirmación puede no resultar sorprendente.
Autor
Fauna Exótica
Visitas
113
Primer lanzamiento
Última actualización
Valoración
5,00 estrella(s) 2 valoraciones

Más recursos de Fauna Exótica

Últimas reseñas

Excelente.
Muy buen articulo, explica conceptos complejos de genetica de una forma natural, sencilla y clara.
Arriba